Hola Visitante

En el presente Blog encontrarás informacion sobre la Agronomía, usos, noticias,tips, que podrás usar para tus cultivos, tu jardin. Espero te guste, deja comentarios para mejorar cada dia... ¡Bienvenido!

Universidad Autónoma Chapingo

Edificio de Rectoría de la UACh, institución con liderazgo, reconocimiento nacional e internacional con alta calidad en la educación Agronomica en México.

Zinnia elegans

Existen en México una gran variedad de plantas ornamentales. La planta "Miguelito" (Zinnia elegans), comúnmente llamada así en algunos lugares de México es una de ellas.

Cultivo de Fresa

La agricultura desempeña un papel esencial para responder a los nuevos desafíos de desarrollo a escala planetaria por lo que la Investigación diaria es esencial.

Cultivo de Frijol

Una de las plantas representativas de México por su importancia en la alimentación.

Enseñanza de la Agronomía

Como base del motor de la sociedad, el conocimiento Agronomico es necesario en la sociedad tanto para Productores como para la población en general.

jueves, 24 de agosto de 2017

Corrige el pH de tu sutrato

Antes de llenar las charolas o las macetas, es importante determinar el pH inicial del sustrato, sin importar si ustedes hacen su mezcla o si compran un sustrato previamente mezclado. El mejor método para determinar el pH inicial del sustrato en sitio, es mediante una prueba de dilución 1:2. Para realizar esta prueba, primero necesitan preparar su muestra de sustrato. Recolecten una muestra representativa del sustrato con el que harán las pruebas. Humecten el sustrato, pero sean cuidadosos y no agreguen demasiada agua. La consistencia del sustrato deberá permitirles formar una pelota al apachurrarlo dentro del puño. Mientras menos agua salga de su puño será mejor.


Después de humectar el sustrato, colóquenlo dentro de una bolsa de plástico, séllenlo y permitan que la cal reaccione durante tres o cuatro días para garantizar mayor exactitud.

Materiales necesarios
Para determinar el pH inicial de su sustrato, será necesario contar con el siguiente material:
  • Una taza graduada
  • 4 L de agua destilada
  • Cuatro tazas de 475 mL
  • Una cuchara
  • Medidor de pH calibrado
Sigan estos ocho sencillos pasos para determinar el pH de su sustrato, antes de la siembra:
  1. Recolecten 3 muestras de 115 g del sustrato y colóquenlas en cada una de las tazas de 475 mL. Con este procedimiento tendrán una muestra más representativa.
  2. Combinen 115 g del sustrato con 240 mL de agua destilada en cada una de las tazas de 475 mL.
  3. Agiten cada una de las muestras con la cuchara y permitan que las muestras reposen durante 30 o 60 minutos para que se equilibren.
  4. Utilicen un medidor de pH calibrado y midan la primera muestra insertando el electrodo dentro de la taza mientras remueven suavemente la solución durante 3 a 5 segundos.
  5. Registren el pH y la conductividad eléctrica (EC) de su muestra.
  6. Limpien el electrodo insertándolo y removiéndolo suavemente en otra taza con agua destilada.
  7. Repitan los pasos 4-6 conforme sea necesario, hasta que hayan medido todas las muestras.
  8. Saquen el promedio del pH de sus muestras de sustrato para determinar el pH inicial.
    Si sospechan que el pH de su medio de cultivo premezclado no está dentro del rango deseado, deberán hacer pruebas del pH de cada lote (paca/carga). Lleven un registro de todas las lecturas de pH. 
  9. Procedimientos correctivos para aumentar el pH del sustrato después del trasplante

    Opción Dosis recomendadas Notas
    Cal fluida Usen 1 a 2 L por 380 L de agua ·        Apliquen en “drench” al sustrato, en suficiente volumen para lixiviar la maceta. ·        Enjuaguen el follaje.
    ·        Eviten dañar su inyector utilizando dosis de 2 L por 380 L de agua, o menos.
    ·        Se pueden dividir las aplicaciones
    ·        2 L por 380 L de agua proporcionarán un incremento unitario en el pH de 0.5.
    Cal Hidratada Mezclen 0.5 kg en 11 a 19 L de agua tibia ·        Mezclen dos veces. Permitan que se sedimente. ·        Decanten el líquido y aplíquenlo mediante el inyector a 1:15.
    ·        Caustica (enjuaguen el follaje tan pronto como sea posible y eviten el contacto con la piel).
    ·        Apliquen en “drench” al sustrato en suficiente volumen para lixiviar la maceta.
    ·        Enjuaguen el follaje tan pronto como sea posible.
    Bicarbonato de Potasio (KHCO3) Usen 1 kg por 380 L de agua. ·        Apliquen en “drench” al sustrato en suficiente volumen para lixiviar la maceta. ·        Enjuaguen el follaje tan pronto como sea posible.
    ·        1 kg por 380 L de agua proporcionarán un incremento unitario en el pH de 0.8.
    ·        Proporciona 933 ppm K.
    ·        Lixivien profusamente al día siguiente con un fertilizante completo para reducir los niveles de conductividad eléctrica (EC) y restaurar el equilibrio de nutrientes.
    ·        ¡Las dosis mayores a 1 kg por 380 L de agua pueden causar fitotoxicidad!
Si encuentran que el pH inicial de su sustrato es demasiado bajo, hay ciertos pasos que se pueden seguir para aumentar el pH.

 Fuente: “Diagnosing Signs of High and Low pH” (Diagnóstico de Síntomas de pH Alto y Bajo) por Brian E. Whipker, e-Grow Alert

miércoles, 24 de mayo de 2017

Factores que implican en el riego por Gravedad

Tecnológicamente, el riego por gravedad sigue predominando sobre el presurizado, al menos en extensión debido a que el costo de energía para operación y mantenimiento es reducido y en la mayoría de los casos nulo.

Aun cuando el riego por gravedad a nivel distrito, tiene una serie de procedimientos antes de que el agua llegue a la parcela (fuente-presa, red mayor, menor etc.), el diseño está concebido estrictamente en la parcela.

Es decir que cuando se habla de eficiencias de riego, son en la parcela, y se relaciona la cantidad de agua que entra a la parcela con la que realmente necesita el cultivo.

cinta-de-riegoAntes que llegue a la parcela, existen las eficiencias a nivel toma granja, o de conducción, que por el momento quedan fuera de estos comentarios.



Si el objetivo es la mayor eficiencia, entre los factores implicados por gestionar pueden mencionarse:

Longitud del surco. La longitud del surco debe ser estimada de tal manera que mantenga el equilibrio entre la parte superficial del surco y la parte saturada (subterránea). Esta estimación tiene que estar relacionada con el tipo de suelo (textura). Una textura arcillosa, indica un tiempo mayor para la infiltración y mas rápido avance superficial. En suelo arenoso el proceso se invierte. Estimar la longitud del surco favorece el avance uniforme del riego y en consecuencia el mejor aprovechamiento. Independientemente del tipo de suelo, no se recomiendan surcos mayores a 300 m.

Pendiente. En función de las características del suelo, la pendiente busca el equilibrio de flujo; no debe ser tan pronunciada que aumente la velocidad del agua y cause erosión o tan pequeña que el agua se estanque. Pendientes del 2% son recomendables.

Nivelación y trazo del surco. Una característica indiscutible del riego por gravedad o rodado, es la necesidad de nivelación. De hecho, es el factor crítico mediante el cual se puede gestionar la pendiente y longitud del surco. El trazo de riego, debe favorecer el flujo del agua por un lado y el drenaje en el otro sentido.

Lamina aplicada. Se refiere al volumen de agua aplicado al inicio del surco, ésta debe ser calculada en función de las necesidades del cultivo. Así mismo debe ser estimado el tiempo de aplicación, que depende del diámetro del “sifón.”

Intervalo de riego o calendarización del riego. En función de las necesidades del cultivo, la cantidad de agua que el suelo puede almacenar y la disponibilidad de agua, se lleva a cabo la planeación de los riegos. En general este procedimiento debe atender los factores atmosféricos con el fin de ajustar el riego a las necesidades del cultivo, es decir que si se tiene planeado el riego y ocurre una lluvia, el riego debe ser desfasado.

Diseño del riego. Existen modelos numéricos, informáticos que permiten “simular” el flujo del agua tanto en la superficie, como en el subsuelo “recesión,” entre los cuales se encuentra el RIGRAT, o RIGRAV.



Independientemente del modelo usado, existen parámetros físicos que deben alimentar este modelos, tales como las características texturales del suelo, conductividad, rugosidad, etc. y desde luego, poder validar esta simulación con datos experimentales mediante una prueba de riego.

sábado, 26 de noviembre de 2016

¿Porque implementar una mejora en el agua de riego?

La implementación de un programa hídrico estratégico puede ayudar a cultivar plantas más saludables y reducir los costos de operación, además de cumplir con dichas prácticas.



Además de que hay muchas razones y beneficios por los que es importante tratar del agua de riego como parte de una operación responsable y con éxito, hay otras ventajas esenciales que justifican ese tipo de programas y su importancia varía, dependiendo de los requisitos de cada invernadero o vivero.

A continuación presentamos las seis razones principales para implementar un programa de tratamiento de agua, sin seguir un orden en particular.

1.La película biológica que se forma en las líneas de riego puede provocar deficiencias nutricionales

La película biológica se compone de distintos microorganismos tanto benéficos como patógenos que se adhieren al interior de las líneas de riego. Estos microbios se alimentan de los nutrientes que deberían ser aprovechados por las plantas, lo cual obliga a los productores a utilizar más cantidad de fertilizantes para mantener a los cultivos bien alimentados y evitar deficiencias nutricionales.

2. Las líneas de riego con película biológica ensucian el agua “limpia”

El agua relativamente limpia de pozos fríos y profundos tiene bajos conteos de colonias de bacterias y hongos, sin embargo puede estar sometida a la inoculación continua de patógenos dañinos. El utilizar agua limpia de la fuente original y transportarla por las líneas de riego puede diseminar las enfermedades en los cultivos cada vez que se riega. El agua de las líneas de riego puede contener 10 veces más la carga de patógenos, comparada con el agua de la fuente original.

3. La película biológica puede obstruir las líneas de riego

La película biológica en las líneas de riego puede provocar problemas con el uso eficiente del agua. La película biológica puede reducir el área de la línea de riego, provocando problemas de flujo y presión. Asimismo, las algas y los microbios que forman la película biológica pueden desprenderse y obstruir los cabezales del sistema de riego. Estos problemas de riego ineficiente pueden contribuir a generar estrés en los cultivos y debilitar su sistema inmunológico.

4. El agua de riego puede transportar fitopatógenos dañinos

Por lo general el agua de pozo es mucho más limpia que el agua de estanque, sin embargo ambas pueden contener bacterias dañinas, hongos patógenos y algas. El agua puede ser la causa de muchos problemas en las plantas que no eran considerados factores de interés en el pasado. Hay muchos síntomas de las plantas que pueden ser mal diagnosticados. Los análisis de agua y el tratamiento adecuado pueden reducir la incertidumbre de los productores respecto al origen de los problemas con sus cultivos.

5. Pythium y phytophtora en el agua de riego

Muchos estudios de investigación vinculan al Pythium y a la Phytophtora con el agua de riego.

6. Aumento de costos asociado con la mala calidad del agua

Esta última razón para tratar el agua de riego puede funcionar más como un resumen que como una razón por separado, ya que cuando analizamos todos los resultados de un mal manejo del riego, nos damos cuenta de que es la causa del incremento en los costos de producción en general.

La película biológica y otros patógenos encontrados en el agua de riego ocasionan estrés, deficiencia de nutrientes, achaparramiento y enfermedades devastadoras en los cultivos.

Para compensar esta situación, se rotan aspersiones de productos químicos cada vez más caros, se aumenta la cantidad de nutrientes y se eleva la mano de obra. Todo esto representa más tiempo y más dinero.

Existen muchas soluciones económicas y efectivas para los problemas de calidad del agua. El manejo adecuado del agua de riego antes era concebido como un gasto adicional, sin embargo puede ayudar a reducir los costos de producción en general.

Se pueden utilizar distintos métodos como purgar las líneas de riego de manera periódica, aplicar tratamiento constante o periódico al agua de riego, e incluso tratar la fuente de agua. Se ha realizado gran cantidad de investigación con el sistema químico de Peroxígeno Activado (APC), el cual se considera una solución muy efectiva y sostenible de tratamiento de agua. Algunas otras opciones incluyen la ionización del cobre, la cloración y la ozonización.

Hay compañías que se especializan en implementar esos programas y pueden realizar análisis de agua, además de prestar otros servicios que ayudan a establecer las estrategias y soluciones adecuadas.

Este artículo originalmente fue publicado en la revista American Vegetable Grower, revista hermana de Productores de Hortalizas. Jeffrey Rich es representante técnico en los Estados del Golfo y Florida de las divisiones T&O y Aquatics de “BioSafe Systems.” Para mas información escriban a: pdh.edit@meistermedia.com.

viernes, 29 de julio de 2016

Yeso para proteger tu agua de riego

El yeso puede tener un gran futuro — no sólo por su capacidad de reforzar la productividad de los cultivos — sino también como agente protector del agua.

Warren Dick, científico de la Facultad de Ciencias de los Alimentos, Agrícolas y Ambientales de la Universidad Estatal de Ohio, EUA, lleva dos años de un estudio que durará tres años, en el que se analizan los beneficios del yeso en las operaciones agrícolas, incluyendo la calidad del suelo, los rendimientos de los cultivos y la disminución de los escurrimientos de fósforo.

Positiva retroalimentación
Dick comentó que hasta el momento los campos de cultivo que fueron tratados con yeso en su estudio, están experimentando una reducción promedio del 55% en los escurrimientos de fósforo soluble; conforme a los resultados de las pruebas realizadas a muestras de agua recolectadas de los drenes de los campos de cultivo.

“No hay una sola tecnología que resuelva por sí misma el problema de los escurrimientos de fósforo,” comenta Dick, quien también es profesor de química edáfica y ambiental de la Facultad de Recursos Naturales y Medio Ambiente: “Sin embargo, creo que el yeso será una de las herramientas que utilizarán los productores junto con otros métodos para formar un paquete de manejo completo.”

Los expertos dicen que los escurrimientos de fósforo soluble provenientes de las operaciones agrícolas ocasionan brotes de algas dañinas que han plagado algunos lagos en los últimos años (entre éstos resalta el Lago Erie, norte de EUA).

Fertilización complementada
El fósforo soluble es la forma de fósforo que los cultivos y otras plantas absorben con más facilidad y también es la forma de fósforo más preocupante, debido a que las algas también lo aprovechan para proliferar.

Dick está realizando su investigación en las granjas ubicadas en la cuenca del Río Maumee, y alrededor del gran lago  St. Marys, el cual también sufrió los estragos de los brotes de loto. La cuenca Maumee, ubicada en el noroeste de Ohio alberga a la ciudad de Toledo y es el tributario más grande del Lago Erie.

El yeso, nombre común del sulfato de calcio es un material en polvo de color blanco. Los productores pueden utilizar los equipos de distribución de  abono normales para aplicarlo.

El yeso aplicado sobre el campo de cultivo se liga con el fósforo soluble en el suelo, comenta Dick. Esta práctica evita que el fósforo se pierda en forma de escurrimientos y lo conserva disponible para las plantas.

Conforme a los resultados de su investigación, los efectos del yeso perduran al menos durante 20 meses después del tratamiento.
“Así se tiene lo mejor de ambos mundos” asegura. “El fósforo permanece en el suelo y en el campo de cultivo, que es donde deseamos que esté a disposición del maíz y otros cultivos, cuando lo necesiten.”

Comentó que el yeso también proporciona dos nutrientes que ayudan a mejorar el suelo y el rendimiento: El azufre es un nutriente agrícola esencial que cada vez es más escaso en ciertos suelos, en especial en los suelos en los que antes se cultivaba maíz.

El calcio también es un nutriente esencial de los cultivos y puede evitar que la superficie del suelo se endurezca formando costras, afloja el suelo y mejora la infiltración del aire y el agua.


Beneficios a largo plazo
La investigación realizada por Dick sobre el yeso ha detectado que este producto puede aumentar los rendimientos del maíz y la alfalfa, en un 50% ó más.

El uso del yeso para mejorar y enriquecer el suelo se remonta a la época de los griegos y los romanos. Benjamin Franklin fue uno de sus primeros promotores en Estados Unidos.

Al ampliar el trabajo de investigación hasta abarcar el ámbito ambiental, se encontró que el yeso utilizado por Dick en su estudio no proviene de la minería, considerada la fuente tradicional de yeso.

Este yeso es un producto secundario que se obtiene al separar el bióxido de azufre de las emisiones producidas por las centrales eléctricas que operan con carbón. El proceso genera millones de toneladas de yeso cada año. Parte de ese yeso sirve para fabricar tabla roca; pero la mayor parte de ese yeso no tiene otros usos y termina en los rellenos sanitarios.

Fuente: Departamento de Extensionismo de CFAES, Universidad de Ohio, EUA. Artículo originalmente publicado en CropLife, revista hermana de Productores de Hortalizas, ambas publicaciones de Meister Media Worldwide.

viernes, 1 de abril de 2016

Guía para Transplantar

El desempeño de una operación de trasplante exitosa requiere varios pasos para asegurarse de que se vaya en buen camino, pero se notarán las ventajas. La utilización de trasplantes e injertos puede ayudar a evitar la diseminación de enfermedades y superar la aflicción de una maleza en el suelo. A continuación mostramos consejos claves que cubren la totalidad del proceso para implementar esta antigua pero novedosa técnica.


Al realizar una siembra

Localización. A la hora de elegir un lugar para sembrar, favorezcan el que cuente con sombra e inocuidad y esté cerrado para evitar que el polvo sea un contaminante.

Equipo. En cuanto a las charolas, deben ser desinfectadas antes de su uso — y en caso de tener historial de clavibacter, es aconsejable cambiar de charolas. En caso de utilizar máquinas de siembra, éstas deben ser desinfectadas en su totalidad con sales cuaternarias de amonio antes de su uso y al concluir las siembras.

Si va a sembrar a diario sugiero limpiar el equipo antes y después de cada día de labor. En referencia a las estibas de las charolas, deben hacerlas en orden y evitar el deslizamiento encima de las charolas.

Mano de obra. Es necesario tomar medidas del personal para prevenir la diseminación. No permitan la entrada de personas que están trabajando en los invernaderos o áreas de producción, para la realización de las siembras. Si su única opción es utilizar ese personal, asegúrese que esas personas no tengan contacto con el cultivo en los dos días anteriores. El personal debe desinfectarse las manos antes de la siembra y utilizar ropas limpias y de preferencias mandiles.

Preparación de sustrato. Al realizar la preparación del sustrato de siembra, hay que ser cuidadosos al mantener el balance de humedad. Evite que el sustrato se pegue al suelo o piso; es aconsejable el uso de un plástico limpio en el fondo.

Las siembras en los hoyos no deben ser muy profundas ni muy superficiales; la sugerencia es que sea de 1 a 2 centímetros de profundidad, dependiendo del tipo de semillas.

También cabe destacar que siempre deben cuidar que las semillas queden al centro de las cavidades.

Al tapar las semillas, hacerlo con sustratos, vermiculita o sustratos más vermiculita, cualquiera de las tres opciones. Mi sugerencia es utilizar vermiculita para tapar las semillas.

Traslado a la sala de germinación. Finalmente el traslado a la sala de germinación o al área de producción es un momento clave en el que deben proceder con el mayor de los cuidados y con una protección para evitar contaminación cruzada.

Cuidados en la cámara de germinación

Al igual que el área de siembra, la cámara de germinación tiene que estar limpia e inocua, por lo tanto habrá que desinfectar con cloro y/o sales cuaternarias de amonio.

Temperatura. El lugar debe tener una temperatura de aproximadamente 25°C; si excede de 28°C, a medida que sube la temperatura, disminuye el porcentaje de germinación. Si está por debajo de 20°C, tardaría más días en germinar las semillas. Esto aplica para cualquier lugar que se elija para germinar las semillas.

Manejo de charolas. Al llegar las charolas es aconsejable que se acomoden bien encima de una tarima, evitando cualquier deslizamiento encima de las charolas. Una vez estibadas, vale la pena cubrirlas con un plástico para evitar daños por las alimañas.

Monitoreo. El próximo paso es monitorear al segundo y tercer día para ver cómo va la germinación — en el caso de pepino, sugiero no llevarla a cámara de germinación si el tiempo está demasiado cálido.

Traslado a la sala de producción. Una vez que se inicie la germinación, las charolas necesitan ser llevadas al área de producción de plántulas, evitando que se pasen. A penas se observe que inicia la germinación, deben trasladarlas.

Al sacar las charolas deben evitar el deslizamiento; si no se tiene ese cuidado, la posibilidad de dañar plantas germinadas es muy alta. En fin, al trasladarlas no deben estibar una charola encima de otra y deben ir protegidas.

Manejo del área de producción de plántulas

Antes de traer las charolas al área de producción de plántulas o germinadero, asegúrense que esté limpio y desinfectado. Deben fumigar antes de traer las charolas — primero desinfectar con sales cuaternarias de amonio, el piso, las mesas, laterales, tubos, con sumo cuidado y despacio. Luego, realizar una aplicación de insecticida de contacto.

Es aconsejable que la temperatura de esta área sea de unos 20 a 28°C y herméticamente cerrada.

Si van a construir un germinadero nuevo, sugiero que esté alejado del área de producción, así evitarán contaminación cruzada.

Una vez colocadas las charolas en las mesas se les dará los riegos según las necesidades y no en automático.

Al momento de tener las plántulas listas para sus traslados al campo, tenemos dos opciones: la primera es llevar las charolas al campo, y la segunda es sacar las plántulas y colocarlas en huacales para sus traslados. Si van a utilizar huacales, estos deben ser desinfectados y lavados antes de que se coloquen las plántulas. Para desinfectarlos, pueden utilizar los mismos productos utilizados para desinfectar charolas.

Al realizar el trasplante

Después de la desinfección de costumbre ya explicada, en el traslado del germinadero al invernadero, deben asegurarse que están protegidas las plántulas. Primero distribuir las plántulas en los invernaderos que se van a plantar ese día. El personal debe venir limpio y desinfectado, evitando que vengan de otras áreas de producción.

Colocar estaciones de lavado de manos para que antes de trasplantar y durante el trasplante, la desinfección de las manos sea constante. Sugiero dividir el personal por área; así tenemos control de quien está realizando bien o mal su labor. El momento del trasplante, debe ser en hora fresca y de preferencia que sea en las tardes, si los días son calurosos.

Al plantar deben colocar las plántulas derechas, al centro del hoyo, y con profundidad no superior a los cotiledones para los tomates, y hasta donde llegue el sustrato para pimiento y pepino. Solo en casos especiales el técnico decidirá si será más profunda, por haberse pasado de tiempo y si las plantas están muy grandes.

Translate the Blog

Seguidores del Blog. ¡Únete!

Seguidores Google+

Se ha producido un error en este gadget.